La FSESP insta a construir nuestros sistemas públicos de atención médica y abandonar los intentos de comercializar la atención médica

Fight COVID-19 7 April 2020 EPSU

El 7 de abril es el día mundial de la salud. Este año está marcado por la primera pandemia del siglo XXI. La pandemia revela hasta qué punto nuestros sistemas de atención médica se han visto debilitados por años de recortes, falta de fondos, falta de personal y falta de inversión. La FSESP ha denunciado esto durante muchos años y ha señalado las consecuencias para la salud y el bienestar del personal. Nuestras advertencias han sido ignoradas por los gobiernos. Solo recientemente las recomendaciones del semestre europeo comenzaron a exigir a los gobiernos más fondos. Estas reacciones tardías tendrán consecuencias  dramáticas para todos.

COVID19 está matando a decenas de miles en todos los países europeos. Los sistemas de salud pública estaban mal preparados. La pandemia está afectando enormemente a los trabajadores del sector público (en el sector de la salud, en el cuidado de ancianos, en las cárceles, en los bomberos y muchos más, ya que casi todos los miembros de la FSESP se consideran esenciales, cruciales y vitales para literalmente mantener a las personas vivas, nuestras economías en marcha y la sociedad funcionando.

Europa se ha convertido en el centro global de la pandemia de COVID-19. El personal de atención sanitaria y los trabajadores de atención a personas mayores están trabajando arduamente para contener la propagación del virus, poniéndose en riesgo para proteger a nuestras comunidades. A pesar de los esfuerzos sin precedentes para detener la pandemia, muchos profesionales de la salud están en primera línea, a menudo sin el equipo de protección adecuado. Nos faltan máscaras, tests, respiradores, guantes ... El número de infecciones y muertes del personal sanitario aumenta cada día.

Es urgente ganar la batalla contra el virus y asegurarnos de que haya suficiente capacidad en nuestros hospitales para tratar a toda la población infectada. El personal sanitario, desde médicos hasta enfermeras y personal de limpieza, está haciendo un gran esfuerzo en este sentido. Todos son necesarios, pero esto no es excusa para imponer cargas indebidas a esos trabajadores. Incluso en tiempos de crisis, deben garantizarse condiciones de trabajo y protección adecuadas. El personal debe tener descansos y tiempo libre entre turnos para poder continuar a trabajar en lo que podría ser una crisis global a largo plazo. Trabajar en tales condiciones afecta la salud psicológica del personal, por lo que también deben establecerse servicios de apoyo adecuados. Estos trabajadores merecen trabajar en un entorno seguro. La FSESP exige que se aumente la capacidad de test para que todo el personal que trabaja en nuestros hospitales y en trabajos esenciales tenga la posibilidad de hacerse la prueba del Coronavirus.

La propagación de Covid-19 está ejerciendo presión sobre los servicios de dependencia, que durante años han estado insuficientemente financiados y con poco personal. Las dificultades financieras y de personal preexistentes se multiplican ante la crisis actual, que en el peor de los casos lleva al cierre completo de algunos centros de atención y otras instalaciones. Por lo tanto, necesitamos soluciones a largo plazo que reconozcan que nuestros servicios de salud y trabajadores de salud son cruciales para nuestro bienestar y que garantizan el derecho a la atención médica. La comercialización y privatización de nuestros servicios de salud no logrará esto. Esos servicios necesitan más fondos también para tratar con las muchas personas que se están recuperando cuando salen de las unidades de cuidados intensivos. La FSESP insta a la Unión Europea y a los Estados miembros a utilizar los planes de inversión de recuperación para fortalecer los sistemas de salud pública y hacer frente a situaciones extraordinarias como las pandemias. Y eso incluye valorar el trabajo de aquellos en el cuidado de la salud, en su mayoría mujeres, de manera correcta. La atención decente merece convenios colectivos decentes para quienes la brindan.

Hoy, exigimos un nuevo enfoque para la provisión y financiamiento de atención médica y que los profesionales de la salud sean tratados con respeto y dejen de soportar el tratamiento que han recibido en la última década.

More like this