La candidata a la presidencia de EPSU se presenta

Mette Nord

¿Puede contarnos algo sobre si misma?

Mi nombre es Mette Nord. He cumplido recientemente 60 años y soy la presidenta de Fagforbundet, en Noruega. El sindicato cuenta con más de 367 000 afiliados y organiza a los trabajadores de los servicios públicos. Mi ciudad de residencia es Porsgrunn. Está a dos horas de la capital, Oslo, y sigo viviendo allí con mi marido. Tengo dos hijos, más tres hijos de mi marido, y tres adorables nietos, que pronto serán cuatro, con quienes comparto todo el tiempo posible que puedo. Soy enfermera práctica graduada y tengo un grado en Administración sanitaria. Antes de ser representante electa a tiempo completo en el sindicato, estuve trabajado en una residencia para mayores.

¿Cómo se unió al movimiento sindical?

Cuando comencé mi formación como enfermera práctica era normal afiliarse al sindicato. Al llegar el momento de elegir al nuevo representante en la residencia donde trabajaba, alguien me señaló a mí y acepté el reto. Siempre he estado comprometida con la defensa de los intereses de nuestros miembros y he contribuido al desarrollo profesional y social de nuestros lugares de trabajo. La colaboración a tres bandas y la cooperación son esenciales para lograrlo y garantizar el desarrollo pleno de todas las capacidades y competencias de los trabajadores.

¿Qué puestos ha ocupado en el sindicato?

Fui representante electa en mi centro de trabajo y de las secciones regionales y locales de   Fagforbundet. En 2009, fue elegida presidenta del sindicato y, entre 2009 y 2013, fui también representante diputada en el Parlamento noruego. En 2013, me convertí en Secretaria de Estado del Gabinete del Primer Ministro, Jens Stoltenberg y, en ese mismo año, fui elegida presidenta de Fagforbundet. Este año seré candidata por el Partido Laboral en Porsgrunn, en las elecciones municipales. En todos los cargos que he desempeñado, he tenido responsabilidades políticas y en materia organizativa y he liderado muchas negociaciones a nivel local y nacional. 

¿Cuáles son los grandes desafíos y las principales batallas políticas de los sindicatos en Noruega?

El mayor desafío ha sido y seguirá siendo la movilización y organización del mayor número de personas que sea posible en los sindicatos. Esto es fundamental para dar legitimidad a nuestras demandas, tanto sobre las condiciones laborales como salariales, y en cuestiones sociopolíticas. Hoy en día, el gobierno conservador de Noruega pretende establecer lo que denomina una mayor flexibilidad de nuestro mercado laboral. En la realidad, esto significa facilitar la contratación de más empleados temporales y menos seguridad en términos  salariales y de empleo. Las políticas conservadoras son especialmente duras para las mujeres y no otorgan ninguna prioridad a sus derechos en materia de igualdad salarial y de empleo a tiempo completo. Cada día, en nuestro país se vulneran los derechos de los trabajadores y presenciamos un aumento de las desigualdades.

¿Cuáles son los mayores desafíos para los trabajadores en Europa?

Necesitamos movilizar en toda Europa a un mayor número de trabajadores para nuestros sindicatos y garantizar la ampliación de nuestra influencia. Nuestra fortaleza reside en que somos muchos y permanecemos unidos no solo en cada país, sino también en Europa y a nivel internacional. Los retos que afrontamos son similares, pero en diferentes grados. Las soluciones puede que no sean siempre las mismas, pero aprendemos los unos de los otros y, juntos, trabajamos para lograr un cambio para los trabajadores. Debemos asegurarnos de que nuestros recursos naturales beneficien a todas las personas que integran nuestras comunidades y no solo a unos pocos, y debemos hacerlo de una manera sostenible, respetando a nuestro medio ambiente. 

Quiero contribuir a la lucha de los sindicatos de servicios públicos y de nuestra Federación europea a favor de lograr una Europa social y sostenible. Es fundamental abordar la crisis del clima y dar prioridad a las personas y nuestro planeta por encima de los beneficios. Es crucial invertir en servicios públicos y en las mujeres y hombres que los prestan, lo que implica elevar las condiciones salariales y laborales de muchas personas. En calidad de presidenta de la Federación, apoyo sólidamente las acciones encaminadas a reducir las brechas de género salariales y de pensiones y la lucha a favor de la igualdad entre hombres y mujeres, tal y como determina el manifiesto “Breaking with the Past” de la FSESP. En Noruega, queremos que las personas tengan el control de nuestras reservas de agua y recursos energéticos, y creo que esto es algo importante para todos los países. Las empresas de servicios públicos son esenciales para garantizar que haya muchos trabajos de calidad y, por supuesto, unos servicios esenciales para toda la ciudadanía. Las empresas de servicios públicos y estos mismos, desempeñan un papel central en el desarrollo de nuestras economías y sociedades. Su privatización lleva invariablemente al deterioro de las condiciones laborales y a una mayor desigualdad, a la vez que no logra la redistribución de la riqueza o la creación de unas comunidades más sostenibles.

La ofensiva a nuestros valores democráticos constituye una preocupación vital. Hay que hacer una defensa de nuestras democracias europeas y hacer frente a aquellos que pretenden dividirnos y enfrentarnos entre nosotros. Un aumento de la desigualdad social en nuestros países y en nuestro continente solo tendrá como resultado la apatía o el extremismo. Estamos presenciando el surgimiento de grupos extremistas, tanto políticos como religiosos, y esto es una consecuencia de la creciente desigualdad en nuestras sociedades. Estos grupos atacan a los derechos de las mujeres, pero se encontrarán a los sindicatos y a la Federación interponiéndose en su camino.

Las políticas de austeridad y de negación de los intereses de los trabajadores de la Unión Europea han contribuido al auge de los grupos extremistas. Ahora es tiempo de aportar una mayor justicia para los trabajadores y nuestras comunidades. Para lograrlo, necesitamos que Europa esté más presente en nuestros sindicatos en el sentido de que debemos trabajar de manera más sistemática unidos a fin de posibilitar un cambio dentro de la Unión Europea y en otros ámbitos europeos. Hay  que defender y promover los derechos, la salud, la seguridad, las condiciones laborales de las personas trabajadoras de los servicios públicos de Europa, y ofrecer un futuro sostenible para todos nosotros.                                                                                                                                                                                    

Norway Norway

More like this