R.A.3 Igualdad de retribución en sectores tradicionalmente femeninos - Poner fin a la brecha entre oficios y sectores tradicionalmente masculinos y femeninos

1. Las personas que trabajan en sectores y empresas donde la mayoría de los empleados son mujeres tienen sueldos inferiores a los que trabajan en sectores y empresas con mayoría de hombres. Por lo tanto, la eliminación de la brecha salarial requiere que los trabajadores de sectores con predominancia de mujeres perciban incrementos salariales superiores a los trabajadores de sectores dominados por hombres. Es necesario establecer grandes alianzas entre los sindicatos afectados, tanto del sector público como del privado, para realizar el cambio.

2. No importa en qué oficio se mire, ni en qué sector, la realidad de muchos países es que las personas trabajando en sectores predominantemente femeninos ganan menos que los trabajadores de sectores masculinos.

3. Estas diferencias salariales se observan en casi todos los empleos tradicionalmente femeninos, sin importar la pertenencia al sector privado o público, el oficio y el género. En términos generales, puede decirse que las ocupaciones dominadas por las mujeres tienen asignados salarios inferiores a los cargos dominados tradicionalmente por varones.

4. Asimismo, existen marcadas diferencias estructurales que generan disparidades inaceptables e inexplicables entre empleados de la misma profesión, dependiendo de si trabajan en sectores de tradición masculina o femenina.

5. Se logrará un cambio permanente permitiendo que, durante unos cuantos años, los sectores tradicionalmente femeninos tengan aumentos salariales superiores a los de los sectores tradicionalmente masculinos y que se utilicen dichos incrementos salariales para reducir las diferencias salariales globales entre unos y otros sectores.

6. Este tipo de acciones requiere el apoyo de todas las partes interesadas, tanto entre los sindicatos como en las organizaciones patronales. Las acciones deben recibir el visto bueno de la mayoría de los actores interesados, incluso en sectores dominados por los hombres, para evitar la percepción de estrechez de horizontes de las reivindicaciones. Cuanto mayor sea el apoyo a las acciones propuestas, mayores serán sus posibilidades de éxito, sin que sea necesario atender demandas de indemnización procedentes de los sectores tradicionalmente masculinos.

7. Será preciso establecer grandes alianzas entre los sindicatos afectados para dotarse de las mejores herramientas de ejecución de cambios permanentes en las relaciones salariales entre sectores masculinos y femeninos. La mejor solución sería concertar objetivos y crear estrategias comunes de ejecución junto con las otras organizaciones interesadas.

{{El Congreso insta a la FSESP a:}}

8. Dejar constancia, en la Resolución sobre la igualdad retributiva y las políticas salariales de la FSESP, de que no es aceptable que los salarios en los sectores tradicionalmente femeninos sean inferiores a los percibidos en los sectores dominados por los hombres y que deben eliminarse las diferencias salariales;

9. Apuntar, como principio metodológico, la necesidad de buscar grandes alianzas en torno a la formulación de demandas junto con otros sindicatos interesados.

{Aprobado por el Congreso el 10 de junio de 2009}
<doc14256|left>