Acciones de la FSESP

{{Crisis económica y financiera

Consecuencias para el sector público y la economía en general, respuesta de la FSESP}}

{Texto aprobado por el Comité Ejecutivo de la FSESP reunido el 21 de april de 2009}

{{El Comité Ejecutivo de la FSESP pide a los sindicatos afiliados:}}

-* utilizar este documento en los debates políticos con sus confederaciones y autoridades públicas para definir, entre todos, el curso futuro de Europa;

-* informar al Secretariado de la FSESP de los ataques a la negociación colectiva, los derechos sindicales y el diálogo social, cuando gobiernos y empleadores buscan imponer medidas unilaterales como consecuencia de la crisis.

{{El Comité Ejecutivo de la FSESP decide:}}
-* Vigilar la crisis económica y su impacto sobre los trabajadores de los servicios públicos. La FSESP no apoya que las medidas de los gobiernos se particularicen unilateralmente a los trabajadores del sector público, muchos de los cuales se encuentran en la horquilla de ingresos entre bajos y medios, mientras que los ricos, los banqueros y otros escapan a estas dolorosas medidas. La crisis pone de manifiesto la importancia de los servicios públicos; la FSESP intentará evitar que la crisis económica se aproveche para reducir el papel de los gobiernos y los servicios públicos. Plantearse la cuestión de los paraísos fiscales y la evasión de impuestos, y dejar clara la importancia de una fiscalidad justa progresiva como elemento clave de desarrollo económico, social y medioambiental. Estas medidas contribuirán a la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas. Dado el carácter global de la crisis, la FSESP colaborará estrechamente con la ISP, la federación sindical mundial de trabajadores del sector público, para defender a los trabajadores de los servicios públicos, promover la prestación de servicios públicos de calidad y participar en la reforma y conformación de las instituciones financieras mundiales. Merecen especial atención el papel del Fondo Monetario Internacional y las duras condiciones que impone a los trabajadores del sector público, a menudo sin previa consulta ni negociación. Esto es tanto más importante cuanto que el G-20 va a reforzar la función y la dotación del FMI. La UE y los Bancos Europeos (BCE, BEI, BERD) deben estar en condiciones de apoyar las economías en apuros, condicionando la ayuda, ya no a las políticas de austeridad del FMI, sino al cumplimiento de un acuerdo social y ecológico, y al Modelo Social Europeo.

-* Informar sobre el desarrollo de la negociación colectiva comparando los avances salariales, el tiempo de trabajo y las medidas adoptadas sobre formación, capacidades técnicas y cualificaciones de los sectores público y privado.

-* Abordar periódicamente la contribución específica que la FSESP puede hacer para resolver la crisis económica y garantizar que se tienen en cuenta los intereses de los trabajadores del sector público. Los sindicatos deben tener voz en el planteamiento de las medidas económicas a nivel nacional y europeo. La FSESP debería estar representada en la delegación de la CES, en el marco del diálogo de política macroeconómica con el BCE, la Comisión Europea y la Presidencia de la UE. Si se adopta la resolución del Congreso R.2 Negociación colectiva y diálogo social, la red propuesta de expertos en política económica de las afiliadas a la FSESP puede contribuir a que la FSESP influya en la política económica y de financiación pública de la Unión Europea.

-* Que la crisis económica, la reacción y participación de las instituciones europeas (Comisión Europea, BCE, Consejo de Ministros, ministros de la eurozona y Parlamento Europeo) y los Estados miembros requieren una fuerte coordinación. La FSESP debe estar en condiciones de desempeñar un papel de defensa de los intereses de los trabajadores del sector público y, para ello, el Secretariado de la FSESP debe elaborar propuestas para ser debatidas y aprobadas, y que puedan tenerse en cuenta en la planificación de prioridades para 2010 y más allá.

-* Apoyar el cambio hacia el desarrollo ambiental y socialmente sostenible. La crisis económica permite realizar opciones en relación con la inversión pública. La FSESP debería contribuir al desarrollo de propuestas para la transición mediante la exploración del contenido de un acuerdo verde, unos presupuestos ecológicos, un PIB más ecológico y social, y el desarrollo de principios de transición justa en materia de empleo. Estas propuestas incluirán necesariamente una reflexión sobre la redistribución mundial de la riqueza y el crecimiento.

{{La FSESP reclama a los sindicatos afiliados que se movilicen contra los empleadores y gobiernos que aprovechan la crisis para reducir los puestos de trabajo, los salarios y para romper los acuerdos colectivos.

La FSESP reclama a las organizaciones sindicales afiliadas su participación masiva en las manifestaciones de la CES de los días 14, 15 y 16 de mayo de 2009.}}